Córdoba ha dado un paso importante para convertirse en una ciudad inteligente (smart city) con la instalación y puesta en funcionamiento de una estructura que permitirá recopilar datos en tiempo real; una información que después podrá emplearse para mejorar la gestión de servicios municipales o la mejora del tráfico en la ciudad, entre otras muchas aplicaciones. Para recopilar esos datos ha hecho falta instalar una estructura basada en dos pilares: por un lado, una red inalámbrica de tecnología llamada Lora (tecnología de bajo consumo y coste y largo alcance) y cinco antenas o sensores, que se han instalado en la Normal, en el Ayuntamiento de Córdoba, en el Teatro de la Axerquía, la Biblioteca Central y en el edificio de Policía Local de la avenida de los Custodios, y la puesta en marcha de una plataforma fiware que analiza y difunde todos esos datos. El coste de las antenas no supera los 1.500 euros y se incluyen en un proyecto impulsado por el Ayuntamiento de Córdoba y la Universidad de Córdoba.

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, que ha presentado el proyecto de Córdoba ciudad inteligente hoy junto al vicerrector de Cultura, Comunicación y Proyección Social, Luis Medina, y a la delegada de Transformación Digital, Lourdes Morales, ha asegurado que Córdoba se sitúa a la cabeza en la recopilación de datos de cara a la implantación de la smart city. La intención es conseguir “un gran cerebro de datos municipal” que permita a los gobiernos locales y a la sociedad en general impulsar actuaciones dirigidas a la mejora de la movilidad y el transporte, la transparencia en la administración, la mejora de los servicios públicos, la toma de decisiones que se pueda hacer en base a datos objetivos, la gestión del agua o de los parques y jardines, o la mejora de la calidad de los mayores que viven solos. “Esa ciudad inteligente es más sostenible porque nos permiten gestionar mejor los servicios públicos y estar mejor conectados a los ciudadanos”, ha explicado el alcalde. 

Por su parte, el vicerrector Luis Medina ha explicado que la Universidad de Córdoba participa en este proyecto de la mano del Aula de Transformación Digital Fiware y ha valorado principalmente que las arquitecturas en las que se sustentan estas nuevas tecnologías son estándares normalizados y abiertos, lo que permitirá “dialogar con otras ciudades” y compartir esos datos con ellas. Asimismo, ha indicado que la obtención de esos datos dará paso a la creación de dispositivos IoT (internet de las cosas), es decir, dispositivos que mejoren la vida de las personas. En este sentido ha puesto de ejemplo la tecnología aplicada en el último festival de los patios para el recuento de aforos. 

Lourdes Morales, delegada de Transformación Digital, ha añadido que esta será la base para desarrollar soluciones para mejorar la vida de los cordobeses y hacer de Córdoba una ciudad inteligente. La concejala ha puesto múltiples ejemplos de las aplicaciones que podrán tener esta recopilación de datos en áreas como la movilidad sostenible (podemos saber en tiempo real qué plazas de parkings hay, zona azul o plazas de movilidad reducida, cortes de calle o densidad de tráfico), calidad de vida de los ciudadanos (si una zona tiene mucha concentración de polen, información sobre qué zonas son mas fresquitas) o la gestión eficiente de los recursos, como los consumos de agua. Toda esta información se le puede ofrecer al ciudadano de muchas maneras: a través de apps, en paneles informativos o redes sociales.