El Ayuntamiento de Córdoba ha concedido este domingo a Julio Anguita González , exalcalde de Córdoba e histórico dirigente de IU y el PCE a nivel nacional, el título de Hijo Adoptivo de la Ciudad y un reconocimiento póstumo, justo cuando se cumple el primer aniversario de su fallecimiento.

En un acto institucional celebrado en el Gran Teatro ante unas 400 personas (la mitad del aforo a causa de las condiciones impuestas por la normativa covid), el histórico dirigente político ha recibido un emotivo homenaje, ante una nutrida representación de instituciones cordobesas, encabezadas por el alcalde, José María Bellido, a las que se ha sumado el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta, Elías Bendodo, y el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, así como el coordinador general de IU Andalucía, Toni Valero; el secretario general del PCA, Ernesto Alba, o el portavoz municipal de IU en Córdoba, Pedro García, además de su viuda, Agustina Martín, hijos --Ana, Juan Antonio y Carmen--, familiares y amigos, exalcaldes de la ciudad como Herminio Trigo, Manuel Pérez, Rafael Merino, Rosa Aguilar, José Antonio Nieto e Isabel Ambrosio. Han sido precisamente Agustina Martín y los hijos del exalcalde los que han recogido la distinción de Hijo Adoptivo de mano de José María Bellido.

Agustina Martín ha manifestado en su intervención el agradecimiento por el homenaje y ha recordado palabras de Anguita en las que dijo que "he amado a Córdoba para siempre". Tras hacer un recorrido por la figura de Julio Anguita como persona y su aportación a la ciudad como alcalde y como político, ha reseñado unas palabras al poeta Rafael Alberti en las que le explicaba que lo primero que hizo nada más ser alcalde fue "ir por las plazas con la pizarra, como un maestro". "Siempre le gustó que a la gente se le hablase con claridad", manifestó. "Córdoba --ha dicho Agustina Martín-- es la ciudad a la que siempre volvió". "Creo que puedo reconocer Córdoba con los ojos tapados", dijo Anguita en más de una ocasión.

Para terminar, Agustina Martín ha recordado la vista de Córdoba que siempre Julio quiso retener en su retina, por la calle Deanes hacia el Guadalquivir, para llegar a un "punto mágico" con el Palacio del Obispo, la Mezquita, la figura del Arcángel San Rafael, el Puente Romano y la Calahorra. "Es una visión de Córdoba que siempre me estremece", decía Anguita.

Ana Anguita Parrado, en nombre de los hijos, ha dicho que el Gran Teatro tenía un especial significado en este acto ya que fue adquirido por el Ayuntamiento durante el mandato de su padre. "Me gusta recuperar la figura de mi padre por las calles de la ciudad explicando a un público embelesado su gestión". Recordó como anécdota que su padre quería comprarse un sombrero y una capa y "perderse por la noche de Córdoba con su identidad oculta y pasear enfrascado en sus pensamientos, su memoria y sus proyectos".

José María Bellido, en la intervención con la que ha cerrado el acto, ha asegurado que Córdoba sentía a Julio Anguita como "uno de sus más ilustres vecinos". El alcalde ha recordado que el fallecimiento del político cordobés se produjo en pleno estado de alarma por el covid "y esto produjo que muchos cordobeses no pudiesen despedirse de él como todos deseaban y como Julio se merecía". Por ello, "con humildad y respeto deseo que con este emotivo acto tenga el homenaje y cariño que muchos cordobeses querían darle".

"Pensemos como pensemos, Córdoba es lo primero, lo que nos une", manifestó el alcalde, que ha dicho que no olvidará las muestras de dolor, respeto y cariño que recibió a título póstumo Julio Anguita el pasado año, un fallecimiento que coincidió con el confinamiento. "Es una figura política que forma parte de la historia reciente de España", valoró Bellido, "en un momento complicado como fue la Transición". Bellido ha hecho hincapié en que Anguita trabajó siempre "por el interés general de los vecinos". También aplaudió los espacios de debate y de encuentro que generó cuando desempeñó cargos en las instituciones andaluzas y nacionales, y apuntó como ejemplo de respeto y compromiso de Anguita su presencia en todas las tomas de posesión de alcaldes que han sucedido a su salida del Ayuntamiento.

El título de Hijo Adoptivo de la Ciudad le fue concedido a Julio Anguita, nacido en Fuengirola, mediante la aprobación unánime por el Pleno municipal, el día 30 de julio de 2020, de una moción conjunta, avalada por los portavoces de los grupos del gobierno municipal (PP y Cs) y de la oposición (PSOE, IU, Vox y Podemos).

La propuesta aprobada entonces, en materia de honores y distinciones, se hizo de acuerdo con lo establecido en el Reglamento de Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Córdoba en cuanto a la entrega de medallas y distinciones honoríficas, a fin de que, "por parte del Pleno Municipal, se reconozcan los especiales merecimientos, de las personas e instituciones" propuestas.

El primer nombre que recogía la moción aprobada, para su nombramiento como Hijo Adoptivo de la Ciudad, fue el de Julio Anguita, nacido en Fuengirola (Málaga) en 1941 y fallecido en Córdoba el pasado 16 de mayo de 2020, habiendo sido el primer alcalde democrático de la ciudad, entre 1979 y 1986.

Se argumentó en la moción que, "pese a sus obligaciones y cargos a nivel nacional, Julio Anguita siempre focalizó en Córdoba su vida familiar y personal, con una importante presencia en el día a día de la ciudad que le valió el unánime reconocimiento por parte de la ciudadanía, así como sus obligaciones profesionales, primero como profesor de instituto y, posteriormente, como analista político, escritor y ensayista sobre asuntos vinculados a la actualidad política".

De igual modo, en la moción se señaló que "la trascendida y relevancia de sus opiniones y reflexiones políticas ha sido reconocida en los últimos años a nivel nacional e internacional, siendo considerado como uno de los pensadores políticos más lúcidos y brillantes de los últimos años".

Un reconocimiento diferenciado

"La noticia de su fallecimiento causó una profunda conmoción en todo el mundo y volvió a poner de manifiesto la importancia de su figura y la estrechísima vinculación emocional y profesional de Julio Anguita con Córdoba, motivos que le hacen merecedor del título de Hijo Adoptivo de la Ciudad", según exponía la propuesta aprobada.

Además, se subrayó en el texto aprobado por el Pleno municipal que la importancia de Julio Anguita en Córdoba y las especiales circunstancias en las que se produjo su fallecimiento, en pleno confinamiento por el Coronavirus, "lo que impidió a la ciudadanía acudir a su capilla ardiente", hacían aconsejable, a juicio de los portavoces de todos los grupos, realizar un reconocimiento diferenciado del acto principal de entrega de medallas de la ciudad, el que este domingo ha tenido el exalcalde en el Gran Teatro.

Música de cámara a cargo del cuarteto de cuerda de La Habana, que interpretó Air, del compositor Johann Sebastian Bach, sirvió de preludio al acto, que cerró con las canciones Le méteque, de Georges Moustaki, y Oblivion, de Astor Piazzola. También fue muy emotivo un vídeo en el que se recordaban, entre otros momentos, la inauguración de la Casa Consistorial o las impresiones de Anguita sobre las campañas electorales que le llevaron a la Alcaldía o el significado para la ciudad de tradiciones como los patios o sus tabernas. En las imágenes, Anguita afirmaba que "cuando uno está convencido, pase lo que pase hay que mantenerlo".

En unas declaraciones a los medios de comunicación, y también en su discurso institucional, el alcalde, José María Bellido, ha recordado la figura de Anguita, de quien ha señalado que "con él fue el primer reconocimiento a Córdoba como Patrimonio de la Humanidad en 1984, hito de un alcalde que situó a Córdoba en el panorama nacional e internacional". Del legado personal de Anguita, Bellido ha afirmado que "nos queda su honestidad, coherencia, el tratar de llegar a acuerdos anteponiendo los programas".

El consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta, Elías Bendodo, ha señalado antes del acto que Julio Anguita fue "una buena persona y un político respetado". Bendodo ha subrayado que era considerado "incluso por partidos que no eran el suyo. Fue una persona decente, un político digno, honesto, de los que hoy hacen falta en la política nacional".