El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha comparecido esta tarde tras la reunión del comité de expertos de Andalucía para anunciar que la vuelta a la normalidad se realizará en tres fases de aquí al verano. La primera fase de estabilización arrancará este domingo hasta el 31 de mayo; la segunda, de avance, desde el 1 de junio hasta el 21 y la tercera, de normalización, a partir de ahí. Para esa fecha, el Gobierno andaluz confía en que el volumen de vacunación alcance el 70% de la población con al menos una dosis y que un 40% esté ya inmunizada.

En la primera fase, que arranca este domingo y se prolongará hasta el 31 de mayo, se pondrá fin al toque de queda, la comunidad quedará completamente abierta y los bares y restaurantes podrá abrir hasta las 00.00 horas, con mesas de hasta 8 personas dentro y 10 fuera. Para los eventos, el aforo de los locales en el interior será de 300 y 500 en exterior. Además, los bares con música y discotecas que llevan un año cerrados, podrán abrir ya hasta las 2 de la mañana con las mismas condiciones de aforo que los restaurantes.

En esta etapa, las pistas de baile solo podrán funcionar en los municipios con nivel de alerta 1, en exterior y con mascarilla. Los espectáculos, cines, teatros, eventos deportivos y plazas de toros en niveles 1 y 2 podrán funcionar dejando una butaca libre entre grupos de espectadores, con separación de 1,5 metros. Las playas y piscinas estarán abiertas sin limitación de horario, pero será necesario un plan específico de protección y distancia de 1,5 m. entre grupos.

Municipios con la tasa descontrolada

Asimismo, los municipios con más de 5.000 habitantes cuya tasa de incidencia acumulada supere los 1.000 casos por cien mil estarán cerrados con autorización judicial, solo actividad esencial. En los de menos población, se estudiará cada caso. 

A partir del 1 de junio, se pondrá en marcha la segunda fase con menos restricciones.

En su comparecencia, Juanma Moreno ha criticado que "el estado de alarma se puso en marcha de manera unilateral y se va a quitar también de forma unilateral" y ha lamentado que el Gobierno central no haya previsto "una norma que dé garantía y seguridad".

Durante su comparecencia, el presidente de la Junta ha puesto el acento en que la decisión sobre el cierre perimetral de un municipio con alta incidencia de contagios tiene que estar ratificada por la justicia, con lo que ha confiado en que una medida de este tipo sea avalada por los tribunales para evitar encontrarnos con "problemas serios".

El presidente ha deseado que a partir de este domingo continúe la tendencia de mejora en los datos de la pandemia de la comunidad (actualmente con una tasa de incidencia de 193 casos por cada 100.000 habitantes) y que sea el inicio de la recta final en la lucha contra esta crisis sanitaria, con graves consecuencias económicas y sociales. No obstante, ha pedido a los andaluces no bajar la guardia durante el próximo mes y medio: "No merece la pena en este mes y medio bajar la guardia, meter la pata y arruinarlo todo, sigamos cumpliendo las normas y sigamos siendo prudentes".

Ha querido dejar claro que la obsesión de su Gobierno es vacunar, acabar cuanto antes con esta pandemia y reactivar la economía: "Que los andaluces tengan la tranquilidad de que nada distrae a este presidente ni al Gobierno".

Reclamación de más vacunas

Tras expresar su orgullo por que en Andalucía se hayan puesto ya 3,2 millones de vacunas, ha insistido en demandar al Gobierno central que envíe más vacunas de Pfizer y Moderna y que permita que se ponga la segunda dosis de AstraZeneca de manera voluntaria a las personas que ya tienen puesta la primera dosis, y se evite así que 150.000 vacunas se queden en "la nevera esperando".

Imprimir