La portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha visitado durante esta semana el barrio de Levante-El Cairo, en el Distrito Levante, para escuchar las demandas de los colectivos como la asociación de vecinos Nuestra Señora de Belén.

Para Ambrosio, el gobierno local en general y el área de infraestructuras en particular "tiene que trabajar con mucha más diligencia" en esta zona para eliminar las numerosas barreras arquitectónicas que hay en muchas de sus calles. "No pueden tardar dos años en recuperar las primeras intervenciones en esta zona y dejar al margen muchas actuaciones comprometidas y proyectadas", ha denunciado. Por ejemplo, con el anunciado Plan Asfalto se va a actuar sobre los extremos de las tres calles que rodean la plaza de Nuestra Señora de Belén, que ya fue remodelada con anterioridad, mientras "quedan muchas calles con numerosas deficiencias".

Asimismo, los socialistas han solicitado que Infraestructuras remate los proyectos en el barrio como el arbolado en el aparcamiento de Montellano, donde también sería necesario instalar iluminación para evitar problemas de seguridad.

Precisamente, otra de las peticiones es la de mejorar la presencia policial en este barrio para prevenir conflictos y mejorar la sensación de seguridad ciudadana entre los vecinos. Mención aparte, según los socialistas, merece la falta de limpieza en general y de los alcorques que acumulan gran cantidad de maleza. Además, los residentes solicitan igualmente la instalación de una parque cardiosaludable para los mayores del barrio.

Los colegios del barrio

El grupo municipal socialista también se ha reunido con las dos asociaciones de madres y padres de los colegios públicos Juan de Mena y Los Califas. En ambos colegios son "más que necesarias" agilizar las tareas de mantenimiento que competen al Ayuntamiento. También plantean la necesidad de abrir los centros por las tardes para un uso ordenado, para incrementar la oferta de actividades para los niños en el barrio y, además, para evitar así actos vandálicos.

Además, los niños y niñas del colegio Juan de Mena no podrán usar el sistema de climatización pagado e instalado por "la falta de diligencia del gobierno local que no ha cumplido con la palabra dada: adaptar la potencia eléctrica de los centros educativos a las necesidades de los nuevos sistemas", ha reprochado Ambrosio.

 La comunidad educativa de Los Califas, por su parte, reclama actuaciones urgentes como la adaptación eléctrica para poder instalar la climatización. Este centro, con más de 500 alumnos, no tienen ninguna clase climatizada, el patio carece de sombras y hay dos únicos aseos para 25 clases.