La empresa municipal de aguas de Córdoba, Emacsa, ha iniciado una actuación en la calle Santa María de Gracia, que conecta el Realejo y la plaza de San Lorenzo, que conlleva el corte de tráfico de esta vía y el desvío de los vehÍculos que llegan desde la calle María Auxiliadora y Arroyo de San Lorenzo por la calle Arroyo de San Rafael, dirección Hermanos López Diéguez y Santa Marina. El corte está previsto inicialmente hasta el próximo día 19 de abril (en la página de Movilidad) si bien podría concluir antes. La actuación, que está llevando a cabo la empresa Magtel, consiste en la comprobación del estado de la red y el alcantarillado de la zona antes de la obra de remodelación. Además se están reparando las deficiencias del colector “Se trata de adelantarnos para preparar cualquier actuación y llevarla a cabo en el menor tiempo posible y por consiguiente con la menor molestia para los vecinos”, informan fuentes de Emacsa.

Se trata de unas obras previas a la reforma de esta zona del casco histórico prevista por el área de Infraestructuras y que supondrá también un importante cambio en el tráfico del Realejo —la única zona de entrada de vehículos al centro desde la zona de Levante — y un ambicioso plan de circulación dividido en cinco fases y que afectará también al transporte público de Aucorsa.

El Ayuntamiento de Córdoba sigue sin informar de cuándo será el inicio de esta obra de semipeatonalización del eje Realejo-San Lorenzo, que persigue continuar la fisonomía de la calle San Pablo que conecta San Andrés con la calle Capitulares. Las últimas informaciones recibidas al respecto apuntan a que el Ayuntamiento sigue a la espera de la adjudicación definitiva del contrato para iniciar una actuación que durará 4 meses pero compromete, como decimos, todo el flujo de circulación desde Levante al centro.

El corte que está en marcha en estos momentos en la calle Santa María de Gracia solo está permitiendo la salida de vehículos con cochera en esta calle.

La actuación para peatonalizar el eje Realejo-San Lorenzo, unas obras que salieron a concurso en agosto del año pasado, convertirán en un espacio con preferencia peatonal la calle Santa María de Gracia, que conecta la plaza del Realejo y la de San Lorenzo. Esta calle cuenta ahora con deficiencias en materia de accesibilidad y un acerado estrecho con bordillos que dificulta el tránsito. Con esta obra, la calle tendrá una plataforma única. Además, los trabajos ensancharán la calle y la plaza Arroyo de San Lorenzo, que también están en muy mal estado y carecen de accesos en condiciones para los garajes. Cuando acabe la obra, que fue anunciada durante el anterior mandato, en el que se diseñaron los proyectos que se sufragarán con los fondos Feder dentro del programa Edusi, su aspecto será como el de la calle San Pablo y tendrá preferencia peatonal. La actuación tiene un presupuesto de 468.749 euros y tendrá un plazo de ejecución de 4 meses.