Los grupos municipales de PSOE, IU y Podemos han instado al alcalde y al delegado de Comercio a “preocuparse” por las demandas del comercio ambulante y, para ello, es fundamental que se sienten “con los representantes de este sector y acepten sus propuestas” de cara a la nueva ordenanza que “lleva parada desde junio de 2020”. Ayer, los tres grupos municipales participaron en la comisión de venta ambulante, que se inició con una protesta por parte de los representantes del sector al considerar que “no se podía dictaminar una ordenanza que el equipo de gobierno había presentado unas horas antes”. El Ayuntamiento pactó con el colectivo de la venta ambulante la paralización de la aprobación de la ordenanza hasta no alcanzar un acuerdo.

La concejala socialista Carmen Campos asegura que, una vez llegados a este punto, es importante que el alcalde tome las riendas de una situación que ya se está alargando demasiado tiempo porque el gobierno local “no escucha ni mucho menos acuerda con los afectados, con los vendedores ambulantes, la ordenanza que va a regular su actividad”. “Son muchas familias las que viven de este sector que deberían contar con la ayuda de este Ayuntamiento para afrontan la situación en la que nos encontramos. No pueden encontrarse siempre con un muro”, ha añadido.

 La viceportavoz del grupo municipal de IU, Amparo Pernichi, entiende que “esa ordenanza debe beneficiar y no perjudicar a un sector que viene sufriendo pérdidas desde el inicio de la pandemia y que se cifran en más del 50%”. De igual forma, considera que “a todo lo que no llegue la ordenanza debería hacerlo el Ayuntamiento por medio de otras áreas o de institutos como el de Desarrollo Económico y Empleo, al cual le reclamamos ayudas directas para paliar las pérdidas que viene sufriendo el sector”. “No son ni más ni menos que nadie y, por tanto, merecen que desde el Ayuntamiento se les escuche y se les dé respuesta a sus demandas”, señala la viceportavoz de IU.

El viceportavoz de Podemos, Juan Alcántara ha declarado que, "es una buena señal que se haya paralizado esta ordenanza y se abra una vía de diálogo que debía haber sido la vía inicial”. Para los morados la ordenanza debe servir para regular, ayudar y agilizar los trámites, en unos momentos tan difíciles para las familias que viven del mercadillo. “No tenía sentido seguir adelante con una ordenanza que no había contado con el colectivo del mercadillo, ahondando en la sensación de persecución e inquina de los comerciantes con la delegación de comercio", ha estimado Alcántara. Además, para el grupo de Podemos es fundamental que las normas que rijan el mercadillo tengan los hitos marcados por el pleno municipal en cuanto a flexibilización, ayuda y apoyo a los trabajadores y autónomos del mercadillo de Córdoba.