¿Cree que ha afectado más al comercio de cercanía que a otros sectores la crisis del covid-19 y por qué?

En general, creo que al comercio le ha afectado mucho, por un lado, por el confinamiento y porque creo que el miedo al covid ha hecho que le paralice y no salga a la calle. La farmacia, en cambio, se ha convertido en un referente de lo que debe ser un mercado de cercanía. Estamos dando un servicio telefónico, de llevar los pedidos a la casa, de asesoramiento personalizado, porque hay muchas personas, sobre todo mayores, que están muy despistadas y no saben qué tienen que hacer.

¿Cuáles son los principales problemas que observa en el comercio de cercanía en la actualidad?

Bueno, yo creo que el mercado digital, internet, está haciendo mucho daño al comercio de cercanía, porque va muy rápido, los cambios son constantes. El comercio online cuenta con personal que piensa todo el día cómo hacer que la gente compre más por internet; en el comercio de proximidad no hay ese organigrama, no está todo tan organizado y se pierde mucho mercado, por eso, porque no hay nada que lo organice bien.

¿Qué acciones cree que se deben adoptar desde las administraciones?

Las administraciones deberían acondicionar los barrios adecuándose a los habitantes, a los residentes. Tienen que facilitar que en los barrios haya de todo, porque para que la gente se mueva y compre en el barrio tiene que haber de todo. Y para eso tienen que hacer los espacios atractivos. He estado en San Sebastián hace poco y no es ya que las calles están bonitas, es todo el acondicionamiento de la propia ciudad para que la gente se sienta segura y sea cómodo andar por la calle. Además, tiene que ayudar a formar al comercio en el ámbito digital para que puedan competir con lo que hay. Y también podrían promover que haya una logística para el reparto a domicilio por barrios, porque a lo mejor el comerciante solo no puede, pero juntos, sí. Y también creo que se deberían potenciar los mercados municipales como en otras ciudades, en las que abren también por las tardes y tienen otros servicios y la gente va y dan mucha vida. Hay que estudiar las zonas e incentivar que la gente vaya a comprar.

¿Qué importancia debe tener el comercio de cercanía para Córdoba?

Es una base económica importante. Tenemos el turismo, pero los servicios que damos las tiendas son muy importantes. Los ayuntamientos deben plantearse que esto funcione, porque si no, nos morimos. El comercio da mucha vida a las ciudades. Aquí hay mucha tristeza. El turismo está muy parado y tenemos que potenciar nuestros comercios, desde el cordobán y la platearía al resto.