El grupo municipal socialista ha exigido al gobierno local que facilite la información y los informes que llevaron a que se evitara la creación de una comisión de investigación sobre la situación en el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (Imdeco), que gestiona las instalaciones deportivas de la ciudad.

Quien había sido gerente de este instituto, María Luisa Gómez, dimitió después de recibir un correo electrónico con órdenes directas de su superior, el concejal de deportes, Manuel Torrejimeno, al considerar que éstas “podrían rozar la ilegalidad”. Este hecho provocó que la oposición pidiera una comisión de investigación para depurar las responsabilidades políticas.

Tras la interrupción de la actividad municipal ordinaria por el decreto del estado de alarma, este punto se llevaba a debate del Pleno del pasado jueves. El protagonista de esta crisis, el concejal Manuel Torrejimeno, alegó que había interpuesto una denuncia y pidió la opinión del secretario del Pleno para eliminar este debate del orden del día y, por ende, la creación de la comisión de investigación.

La concejal del PSOE, Carmen Campos, ha explicado que se ha solicitado tanto el informe que elaboró el secretario en el breve receso que se hizo en el Pleno como la documentación que aportó el concejal de Deportes y que llevó a la eliminación de este punto del orden del día.

Para la concejal socialista, el Pleno de un Ayuntamiento no es un orden jurisdiccional y, con esta comisión, no se perseguía ningún tipo de sanción, sino “conocer con exactitud qué había pasado en la sede del Imdeco, depurar las responsabilidades políticas y que los ciudadanos sepan cómo se gestionan sus impuestos y sus instalaciones deportivas”.

Asimismo, la concejal ha criticado que Ciudadanos, cuya portavoz, Isabel Albás, había mantenido hasta minutos antes del Pleno que votaría a favor de cualquier comisión de investigación en el Consistorio en aras de la transparencia, haya evitado una comisión que solo pretendía “arrojar luz”.

“Tampoco fue desdeñable el apoyo a esta estrategia de Vox y del Partido Popular, el partido del alcalde, José María Bellido, que conocía la situación del Imdeco desde hacía meses y avaló con su voto afirmativo este movimiento con el que judicializa un asunto para alejarlo de la atención mediática y política”, señala la edil.