Soledad Serrano Poyato lleva siete años trabajando como limpiadora en Grupo Sifu. Su principal faceta estriba en la higiene de instalaciones de empresas de diferentes sectores económicos.

-¿Qué supone para usted, a nivel profesional, estar entre las actividades esenciales establecidas en el decreto del estado de alarma?

-Aunque a veces no se valore el esfuerzo que realizamos, considero que las personas que estamos dedicadas al sector de la limpieza jugamos un papel fundamental para la sociedad actual, no solo en tiempos de crisis sanitaria, como la que estamos viviendo, sino durante todo el año.

-¿Ha llevado a cabo un proceso más incisivo e intensivo de limpieza en las empresas en las que trabaja para evitar contagios de coronavirus?

-Si, por supuesto. De hecho puedo constatar que en ninguna de ellas se ha producido ningún tipo de contagio. A este respecto tengo que decirle que he enjuagado muchas veces más las balletas, utilizamos mucho más producto, más lejía, amoniacal, desinfección de baños, etcétera, cuidando siempre que todo esté protegido. En zonas habilitadas para la ducha de empleados también hemos realizado una intensa labor, sobre todo cuidando cada uno de los turnos.

-¿Le ha provisto su empresa de más material para poder realizar su trabajo de forma eficiente?

-La empresa en la que trabajo siempre está dotada de un gran número de material a nivel de limpieza, ya que trabajamos con cantidades industriales. A excepción de las mascarillas, siempre hemos estado provistos los trabajadores del material necesario para cuidar tanto nuestra salud como la de nuestros clientes.

-¿Considera que el sector de la limpieza va a jugar un papel mucho más importante a raíz de esta crisis sanitaria?

-Sería fundamental. A lo largo de la historia hemos tenido varias pandemias y parece que se nos olvida. No obstante, esta ha sido mucho más fuerte y catastrófica para la sociedad actual, por lo que sería importante que las administraciones y responsables públicos y sanitarios consideraran el rol tan importante que jugamos las limpiadoras.