El Colegio Profesional de Trabajo Social de Córdoba considera “inadecuada y falta del criterio pertinente la gestión” de la red de solidaridad Todos por Córdoba, impulsada por la delegación de Solidaridad del Ayuntamiento de Córdoba ante la necesidad de prestar ayuda para alimentación por la crisis del coronavirus. Según indica el colegio en una nota, esta plataforma contiene un formulario para inscribirse tan solo una vez por unidad familiar, en el que se manifiesta ser persona o familia que necesita ayuda y en el que deben cumplimentar sus datos, tales como nombre, apellidos, DNI, número de miembros de la unidad familiar, teléfono y correo electrónico, para esperar a recibir por teléfono o correo electrónico la citación en día, lugar y hora para la de recogida de alimentos.

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el coronavirus en Córdobaen directocoronavirus en Córdoba

El colegio no entiende que “no se informe previa y directamente a Servicios Sociales sobre quiénes han cumplimentado dicho formulario para poder cotejar las demandas, realizar una valoración profesional de la necesidad de las mismas y evitar solapamientos con otras ayudas que puedan facilitarse desde Servicios Sociales comunitarios”.

El acceso a esta plataforma, indica, y la posterior entrega de alimentos a las familias “no responde a ningún criterio de valoración objetiva de la situación de necesidad, lo cual es competencia exclusiva de los Servicios Sociales municipales, pudiendo ocasionar daños y perjuicios en los ciudadanos en el acceso a los recursos de protección social bajo los principios de responsabilidad pública, universalidad e igualdad”, así como “de buena praxis de los profesionales del trabajo social”.

El Colegio Profesional de Trabajo Social de Córdoba denuncia “la descoordinación entre delegaciones del Ayuntamiento de Córdoba” y solicita que “toda persona que vaya a ser o haya sido atendida a través de dicha plataforma sea derivada con carácter inmediato y urgente a los Servicios Sociales municipales para la tramitación de las prestaciones económicas y servicios que pudieran corresponderles, estableciendo protocolos entre administraciones para que desde Servicios Sociales y, tras la valoración de las necesidades, puedan derivar a las entidades y servicios necesarios, agilizando así los procedimientos”.

Para ello insiste en “la necesidad de aumentar la plantilla de Servicios Sociales y dotar de medios técnicos a esta delegación para poder atender las masivas demandas de la ciudadanía cordobesa” y “no intentar paliar la sobrecarga de los Servicios Sociales con iniciativas cuyos efectos no han sido valorados previamente, desbordando las previsiones y la propia capacidad en la atención del Banco de Alimentos y las entidades colaboradoras”, ya que, a su juicio, ello “obligará a dejar de atender las necesidades mínimas de alimentación de aquellos sectores de población más desfavorecidos”. El colegio pide que se “atienda a la ciudadanía con responsabilidad y profesionalidad, no a través de voluntariado”.