El grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Córdoba ha emitido un comunicado donde exige "una postura realmente consensuada con todos los colectivos implicados en el desarrollo de las actividades del Mayo Festivo".

El concejal socialista José Rojas reclama que las medidas que se tomen cuenten “realmente” con el apoyo de los residentes en el casco histórico, un colectivo que cada año “convive” con la celebración de fiestas como las Cruces de Mayo o el Festival de Patios de Córdoba. Estas celebraciones suponen una afluencia masiva de ciudadanos y visitantes al casco histórico, recuerda el concejal.

“El equipo de Gobierno no puede adoptar decisiones por su cuenta como la de no interrumpir la música durante los fines de semana de cruces”, abunda Rojas. En esta línea, ha advertido que el grupo socialista estará vigilante a que “finalmente se cumpla el último compromiso apuntado desde el Gobierno de alcanzar una postura común con los vecinos que reclaman su derecho al descanso”.

"La instalación de medidores acústicos y la correcta dotación de efectivos policiales, tal y como han reclamado los afectados, son otras de las necesidades que hay que tener en cuenta", señala Rojas.

La convivencia en el casco histórico

José Rojas ha insistido en la "falta de actividad de la comisión del casco Histórico, un órgano que trabajó durante años para elaborar propuestas de consenso en el casco histórico de cara a hacer compatible el derecho al descanso de los vecinos, el desarrollo de actos festivos, la actividad comercial y la afluencia turística".

Por contra, el PSOE señala que "el equipo de Gobierno solo se ha dedicado a crear una concejalía de Casco Histórico, un ejemplo más del modelo de política de titulares vacíos, puesto que es más que evidente el abandono del casco histórico -visible en lugares tan emblemáticos como la Cuesta del Bailío-, o los conflictos con los diferentes colectivos afectados que tienen que convivir en este espacio”, ha señalado Rojas.