El Ayuntamiento de Córdoba no prorrogará el contrato de arrendamiento del inmueble de la antigua estación de Renfe, que en la actualidad está destinado a restauración y ocio. El equipo de gobierno ha tomado esta decisión hoy en la junta de gobierno local después de que los propietarios del establecimiento, de nombre Caobana, acumularan ya una importante deuda económica con las arcas municipales, según ha explicado la primera teniente de alcalde, Isabel Albás.

Además, los dueños del establecimiento también habrían infringido la norma urbanística y, pese a las advertencias de la Gerencia Municipal de Urbanismo, no habrían hecho nada para subsanar estos problemas. El Ayuntamiento ha anunciado esta decisión a los propietarios con seis meses de antelación, como estipula la norma, que es el tiempo que tendrán para abandonar el edificio.

Por otro lado, tanto Isabel Albás como el portavoz del PP, Miguel Ángel Torrico, han condenado hoy los ataques sufridos por el concejal de Deportes, Manuel Torrejimeno, cuyo domicilio amaneció el pasado sábado con cinco pintadas en las que se pedía su dimisión. Isabel Albás ha condenado el acto vandálico "no porque sea mi compañero, sino que lo haría si lo hubiese padecido cualquier representante político", ha dicho.

Bar Caobana. FOTO: A,J. GONZÁLEZ