Ya tiene el Potro de Plata de la Federación de Peñas Cordobesas y mañana recogerá también el Potro de Oro a la entidad que encabeza, la firma Grúas Mata.

-Grúas Mata ha remolcado muchísimas carrozas de peñas. Pero para el Potro de Oro, hay que ganarse también el cariño.

-Sí. Pero yo no me lo esperaba. A mí me dijeron que me proponían y cuando me enteré de la unanimidad... A mí me ha emocionado mucho, muchísimo. Y es verdad que son muchos años llevando de un lado a otro carrozas. ¡Cuántas veces me he encontrado buscando sobre la marcha un vehículo! Pero a mí, y si puede ser, todo lo que me pide una peña... ahí estoy.

-Mire que usted ha visto escenas dramáticas asistiendo en carretera, en emergencias... El Potro de Oro, que es todo alegría, le tiene que saber a gloria.

-Pues sí. He visto cosas durísimas, y desde que empecé en 1978, con mi mujer cogiendo aquel teléfono para las urgencias, todo el día con la Policía Nacional y la Local...

-Pues 40 años después, va a estrenar una nave en La Torrecilla, al lado de Diario CÓRDOBA.

-Se ha trabajado mucho. De cuando empezamos solos, ahora tenemos 34 trabajadores, muchos recursos...

-Lo único que le falta es que la plantilla haga una peña en la nave, porque usted es de los poquísimos, si no el único, con el Potro de Oro sin ser peñista.

-(Ríe) Sí. No he sido de una peña pero soy de todas. Y bueno, en la próxima nave hay una pequeña barra de cortesía para los clientes y... hasta hay un sitio para un dominó.