El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, respaldó ayer en Córdoba el liderazgo de Juanma Moreno, candidato a la presidencia de la Junta, y de José Antonio Nieto, número uno de la lista al Parlamento andaluz por Córdoba, en dos actos que reunieron a la plana mayor del PP de Andalucía.

En la clausura de la jornada En Andalucía empieza Europa, Pablo Casado repasó la trayectoria política de Nieto, sus logros como gestos en la alcaldía y al frente de la secretaría de Estado de Seguridad. En este abierto respaldo incluyó también a Juanma Moreno, a quien consideró la figura del «cambio necesario» que necesita la comunidad para darle un giro en todos los sentidos. Casado lamentó que Andalucía no haya alcanzado los registros positivos para converger con la Unión Europea. También criticó la «instrumentalización» del Consejo de Ministros «electoral» que, a su juicio, ha hecho el PSOE con su reunión de Sevilla, que consideró un «acto de campaña» y un uso «lamentable» de las instituciones.

También aprovechó su intervención para atacar al presidente Pedro Sánchez. Casado aseguró que el PSOE se ha convertido en el «caballo de Troya de los independentistas» en el Gobierno de España y recordó que «si no fuera por el PP» hoy Cataluña «sería independiente». No se mostró preocupado porque el Gobierno considere «rota» la relación con él por decir que el presidente es «partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en España» y dijo que Pedro Sánchez «ha roto relaciones con la Constitución».

Seguidamente, en un almuerzo informativo organizado por Europa Press en colaboración con la Fundación Cajasol -con asistencia de su presidente, Antonio Pulido-, Casado reiteró ante los dirigentes del PP local y regional y representantes de la sociedad cordobesa su confianza en los candidatos al Parlamento de Andalucía. Al citar a Nieto, Beatriz Jurado y Adolfo Molina, se dirigió a Moreno, y le dijo: «De esta lista me fío», para a continuación destacar que las prioridades del PP, si alcanza el gobierno andaluz, serán la regeneración política, el empleo y los autónomos, la bajada de impuestos y el funcionamiento de los servicios públicos.

Casado apeló al «voto útil» a su partido en las elecciones autonómicas del 2 de diciembre para lograr una «mayoría suficiente» que permita desalojar al «mal gobierno» en Andalucía. «Moreno es una garantía para esa sana alternancia en el poder», insistió.