La dirección de la sociedad municipal Autobuses de Córdoba (Aucorsa) y su comité de empresa alcanzaron ayer un acuerdo por el cual se retira la orden se servicio dictada por el gerente, Juan Antonio Cebrián, que responsabilizaba a los conductores de los robos que se produjeran en el interior de sus vehículos si los abandonaban para ir al baño y la recaudación quedaba en el interior sin custodia. Esta norma se puso en circulación después de varios robos en autobuses de las líneas 6, 8 y 9, en los que una o varias personas han asaltado estos vehículos para apropiarse de la recaudación que quedaba en el cajetín en el que los conductores dejan monedas para el cambio. Normalmente, los asaltantes aprovechaban que los conductores bajaban del bus para ir al baño para entrar en el interior de los coches.

Este asunto fue tratado ayer en una reunión que el gerente de Aucorsa, Juan Antonio Cebrián, mantuvo con el comité de empresa, encuentro que ambas parte calificaron de satisfactorio por los acuerdos alcanzados. El presidente del comité de empresa, Custodio Sánchez, destacó el acierto de retirar esa orden de servicio por la cual los conductores debían reponer el dinero sustraído, pero no solo por eso, sino porque cualquier robo podría suponer la apertura de un expediente a un conductor por falta grave. La retirada de esa orden no implica que no se pueda investigar por parte de la empresa cualquier sustracción. Por su parte, Cebrián se mostró igualmente satisfecho porque, según dijo, "en la reunión se ha analizado el problemas y buscado soluciones".

SOLUCIONES ¿Y cuáles son esas soluciones? Pues a partir de ahora, la empresa y los trabajadores pondrán en marcha mecanismos para dificultar el acceso de los ladrones a los autobuses cuando estos queden vacíos en las cabeceras de las líneas. Para ello, se mejorara y se reforzarán los cierres de las puertas de acceso y salida del vehículo. Igualmente, se colocarán cierres con llaves en los cajetines en los que se guarda el cambio de monedas, con la obligación por parte de los conductores de llevar consigo el papel moneda y no dejarlo en el interior del vehículo.

Asimismo, el acuerdo implica el cambio de cabecera de la línea 9, que cubre el trayecto entre el centro comercial del Barrio Guadalquivir y el Parque Figueroa. En autobuses de esa línea se han producido los dos últimos asaltos cuando estaban parados en el Barrio Guadalquivir por descanso del conductor.