El ministerio fiscal ha solicitado una pena de un año de prisión por un delito de intrusismo para un hombre que actuaba como psicólogo sin la titulación adecuada.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, el acusado, sin contar con la obligatoria titulación oficial de psicólogo ni estar, por tanto, colegiado en el Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental, "ha venido realizando reiteradamente actos propios de esta profesión" en un gabinete de atención situado en una céntrica calle de Córdoba. Por ejemplo, según el fiscal, atendió a una paciente que recibió terapia grupal en relación a un posible trastorno límite de personalidad. Además, el acusado anunciaba su "supuesta condición de profesional de psicología" como doctor en psicología y neuropsicología a través de una web para captar eventuales pacientes.