El servicio de Medicina Nuclear del hospital Reina Sofía destaca por la atención novedosa relacionada con el cáncer tiroideo que permite un mejor pronóstico para estos pacientes. Los profesionales de esta unidad también pertenecen a potentes grupos que investigan sobre este tipo de tumor e incluso reciben estancias de profesionales de otros países para aprender el manejo de estas nuevas técnicas frente al cáncer de tiroides

La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta, María Isabel Baena, que ha visitado el servicio, ha resaltado como novedad la reciente incorporación de la cirugía radioguiada de las recidivas de neoplasia tiroidea (con yodo 131 y con otra sustancia conocida como 18F-FDG) y otro avance importante en cáncer de tiroides es la administración de dosis bajas de 131-I en pacientes de bajo riesgo, lo que ha disminuido el número de ingresos, la estancia media y la dosimetría del paciente.

Por su parte, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Medicina Nuclear, Juan Antonio Vallejo, ha apuntado que el Reina Sofía "es el centro que actualmente tiene más experiencia a nivel nacional en la aplicación de dosis bajas de yodo 131, con unos resultados excelentes que se ven refrendados por la literatura internacional. Hasta ahora, más de un centenar de pacientes se han beneficiado de este procedimiento". Este servicio se estructura en cinco unidades asistenciales. La primera de ellas está formada por 4 gammacámaras y la segunda por un PET/CT de última generación para el diagnóstico, seguimiento, evaluación de respuesta a la terapia y monitorización de pacientes oncológicos. También se incluye la unidad de densitometría, donde se realizan anualmente unos 15.000 estudios (análisis de densidad mineral ósea para pacientes con riesgo de osteoporosis).

EQUIPOS Por su parte, en el laboratorio de radioinmunoanálisis se miden marcadores de metabolismo óseo, factor de crecimiento y marcadores de cáncer de tiroides (determinar sustancias que se encuentran en muy pequeñas concentraciones en el organismo). Finalmente, la última unidad es la de radiofarmacia, donde se producen los radiofármacos que luego se van a administrar a los pacientes.