La Fiscalía ha solicitado hoy al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía la "desestimación absoluta" de todos los motivos planteados en su recurso por el abogado de José Bretón contra la sentencia de la Audiencia de Córdoba que le condenó a 40 años de cárcel por asesinar a sus dos hijos en octubre de 2011.

Esta petición del Ministerio Público, que coincide con la de María del Reposo Carrero, abogada de Ruth Ortiz, madre de los dos niños, se ha formulado en la vista pública celebrada esta mañana en el alto tribunal andaluz, con sede en Granada, para abordar los recursos presentados contra el fallo que condenó a Bretón.

Frente a lo mantenido por José María Sánchez de Puerta, abogado de Bretón, la fiscal del caso ha alabado "con total rotundidad" el trabajo a la hora de enjuiciar lo ocurrido por parte del jurado popular, que tuvo un razonamiento para su veredicto "exquisito y extenso" a partir de unos indicios "muy evidentes" y que cumplen con la jurisprudencia.

La fiscal, María de los Ángeles Rojas, ha señalado que el abogado de Bretón pretende hacer ahora "una interpretación completamente partidista" y que no cree, como mantiene la defensa, que haya habido ninguna vulneración de derechos ni ruptura en la cadena de custodia de los restos óseos encontrados en la finca de Las Quemadillas.

"La defensa plantea meras insinuaciones que no están corroboradas", ha dicho la representante de la acusación pública respecto a las críticas por supuesta "mediatización" de algunos testigos planteada por Sánchez de Puerta.

Respecto a la petición planteada en otro recurso por la letrada de Ruth Ortiz para que se le puedan entregar a la madre los restos de sus hijos sin necesidad de que el fallo sea firme, la fiscal ha considerado que también procede la impugnación y desestimación al entender que no tiene de momento "encaje legal".

Aunque Rojas ha dicho que entiende a la madre, ha apostillado que no hay que olvidar que los pronunciamientos no son firmes, que no se pueden anticipar sus consecuencias, y que no es necesario "arriesgar el fallo" por un traslado de huesos, que no debe producirse todavía desde un punto de vista judicial.

Por su parte, el abogado de Bretón ha pedido al TSJA una sentencia absolutoria para su defendido al considerar que el veredicto del jurado "no está debidamente informado" o, alternativamente, que los autos vuelvan a la Audiencia de Córdoba y pueda ser juzgado por un tribunal profesional y con garantías.

Sánchez de Puerta mantiene que el padre de Ruth y José no tuvo un "juicio justo", que en la vista hubo declaraciones "totalmente nulas y contaminadas", sin valor procesal, y una "flagrante ruptura" de la cadena de custodia de los restos óseos.

Ha apuntado además que hubo "un contubernio" por parte de la Policía para dejar prescribir el expediente disciplinario que abrió a la técnica de Antropología que, en un primer momento, determinó que los restos hallados en la finca pertenecían a animales y no eran humanos.

Incluso ha hecho referencia a que "los huesos se fueron de copas" y ha apuntado que los restos pudieron ser trasladados hasta un bar sin autorización para que el forense Francisco Etxeberría, quien concluyó que pertenecían a "seres humanos inmaduros", los examinara.

La abogada de Ruth Ortiz, además de impugnar todo lo planteado en "elucubraciones" por la defensa, ha pedido por su parte que se permita la inscripción de la defunción de los menores en el Registro Civil y, por razones judiciales y humanitarias, ha dicho que no entiende que no se puedan entregar los restos para que puedan "descansar en paz" y la madre inicie el luto.

De forma alternativa también ha solicitado que esos restos puedan ser trasladados desde la Audiencia de Córdoba hasta instalaciones policiales en Huelva, donde podrían permanecer igualmente custodiados.

Tras esta vista, la Sala de lo Civil y Penal deberá resolver en los próximos días si estima o no los recursos planteados por Reposo y Sánchez de Puerta, quien ha anunciado que si no le dan la razón llevará el caso hasta el Supremo y que ha dicho a los periodistas que, tras su traslado a la cárcel de Villena (Alicante), Bretón está perfectamente adaptado, con mejores comodidades y muchísimo mejor que en la de Córdoba.