Algo huele mal. Sobre todo cuando quien organiza, Rebel Bingo, se jacta de que es una organización secreta y cuyo negocio se basa en que los jóvenes beban, bailen, disfruten de la música alta o griten. En la madrugada del miércoles al jueves pudo ocurrir una tragedia en Córdoba, aunque afortunadamente sólo hubo cinco heridos leves junto a la macrofiesta que se celebró en la sala Podium. El próximo viernes se cumple el primer aniversario de la tragedia que costó la vida a cinco chicas durante una fiesta multitudinaria.

La sombra del Madrid Arena apareció en la madrugada del 23 al 24 de septiembre en Córdoba, aunque la intervención de las policías Local y Nacional evitó que se produjera una tragedia. Cinco jóvenes (cuatro chicos y una chica) tuvieron que ser trasladados al hospital al producirse una avalancha a las puertas de la discoteca Podium, que se había reabierto de manera especial para acoger esta macrofiesta promovida por una curiosa empresa que se ha especializado en estos eventos. Fuentes de la Policía Nacional confirmaron ayer que se habían vendido 1.586 entradas, cuando el aforo de la sala es de 989. La Policía entregó las diligencias en el Juzgado, con las declaraciones de tres de los heridos, del responsable que tenía alquilada la sala Podium, además del personal de seguridad y de los distribuidores de la empresa organizadora. Quienes no se personaron en Córdoba fueron los responsables de Rebel Bingo.

Rebel Bingo

La empresa Rebel Bingo se califica de "organización secreta" que promueve espectáculos en lugares que se anuncian poco antes de iniciarse. Los que compraron la entrada recibieron un mensaje en su móvil horas antes de celebrarse. Resulta curioso que esta forma de hacer negocio lo relacione con ideas como "la revolución se ha hecho imparable" o "somos miles y ya no tendremos que ocultarnos nunca más entre el humo". Esta revolución, según indica esta curiosa sociedad, está prohibida para personas "mayores", "aburridas" o "gilipollas".

Llamadas pidiendo auxilio al 112

Sobre las dos de la madrugada del día de San Rafael comenzó a recibir llamadas el servicio de emergencias 112. Jóvenes alertaban de que existía una gran aglomeración dentro y fuera de la discoteca. En el interior del recinto se produjeron peleas y "volaron algunas botellas", contaron algunos de los asistentes.

La Policía Local tuvo que desalojar antes una nave que había habilitado la organización junto a la discoteca, que no contaba con medidas de seguridad y se había convertido en un botellódromo que acogía cuando se desalojó a unas 200 personas. Los jóvenes pagaron por acceder a este recinto 3 euros, aunque no sabían que no contaba con ningún tipo de autorización.

Sobre las 1.50 horas comenzó a producirse una gran concentración de personas en la cola de acceso a la antigua discoteca Maná y se produjeron algunas avalanchas y desmayos de personas. A las dos de la madrugada la Policía Local ordenó el desalojo de la sala Podium. El subinspector de la Policía que accedió al local estimó que en el interior del recinto podía haber unos 1.300 jóvenes.

Más personas de las permitidas

La fiesta organizada por Rebel Bingo se fue de las manos, sobre todo porque se vendieron más entradas de las permitidas y se utilizó una nave que no tenía autorización. El atestado inicial de la Policía Local advirtió de que se encontraron 1.139 entradas en dos cajas que no fueron fáciles de localizar, cuando el aforo era de 989. Además, la fiesta se hizo con la única autorización que tenía la discoteca del polígono de Chinales del 2003. Un informe de Urbanismo determinará si el recinto tenía todos sus papeles en regla. Rebel Bingo había organizado con anterioridad fiestas de este tipo en la ciudad, aunque hasta ahora no había sucedido nada.

Conflicto político tras el suceso

Las dudas con los permisos que tenía la discoteca han abierto una nueva caja de truenos en la política municipal. El teniente de alcalde de Hacienda, José María Bellido (PP), calificó de "carroñera" la oposición que hace el PSOE en el Ayuntamiento de Córdoba tras las dudas que planteó la concejala del PSOE Inmaculada Durán. La concejala socialista consideró que para organizar este tipo de eventos era necesario una licencia para actividad recreativa o espectáculo público. Por eso, Durán reclamó al alcalde que muestre las licencias y permisos que se necesitan para este tipo de fiestas. Por su parte, la teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento, Carmen Sousa (PP), rechazó que fuera necesario una licencia extraordinaria para esta actividad. Córdoba fue noticia estos días por el recuerdo lamentable del Madrid Arena.