Dos colegios cordobeses están participando en una experiencia piloto impulsada por Cruz Roja en Andalucía para tratar de fomentar una cultura escolar de paz a través de procesos educativos comunitarios en Derechos Humanos. Se trata de los centros Antonio Gala, en la capital, y Ramiro de Maeztu, en Puente Genil, donde voluntariado de la institución humanitaria viene desarrollando desde comienzos de curso diversas acciones encaminadas a trabajar e implicar en estos temas a toda la comunidad educativa. Así, el proyecto contempla tanto talleres bimensuales para el alumnado de 3º y 4º de Primaria como otras actividades de formación y sensibilización para el profesorado, las familias y las asociaciones y entidades del entorno de los colegios. La idea pasa por establecer un vínculo de colaboración entre Cruz Roja y los centros en cuestión.