Si la creación empresarial vuelve a mostrar una mayor actividad en Córdoba (con un crecimiento del 9% en el último año, desconocido desde el inicio de la crisis) el cierre de negocios también ha sido importante en el 2012, un ejercicio que ha registrado la cifra de disoluciones más significativa desde que se tienen datos, el año 1995, con 308 firmas desaparecidas. Así, en los últimos doce meses la destrucción de tejido productivo fue un 18% superior a la del año precedente en Córdoba, frente al aumento del 13% anotado en Andalucía (se disolvieron 3.279 sociedades mercantiles) y del 14% experimentado en España (donde desaparecieron 22.568). El INE ha señalado que el número de disoluciones contabilizado en el 2012 a nivel nacional también ha sido el más importante de los últimos años.