La Capilla Musical de la hermandad de la Misericordia volverá a actuar en los cultos cuaresmales en honor de sus titulares con las voces de veinte personas dirigidas por Jesús Reina Lozano, todo ello después de sesenta años de su desaparición, según ha informado la propia corporación, que prepara la reaparición de la Capilla Musical para hoy, justo durante la celebración de la fiesta de regla.

En esta primera actuación la Capilla Musical interpretará a capella el Canticorum Iubilo de Häendel, O Salutaris Hostia de Perosi, un Sanctus anónimo, Jesus Rex Admirabilis de Palestrina y Signore Delle Cime de Giuseppe de Marzi.

La Capilla Musical de la hermandad de la Misericordia se fundó en los años cuarenta del pasado siglo para acompañar los cultos cuaresmales de la corporación. Fueron sus directores los recordados músicos Luis Serrano Lucena y Antonio Jiménez Román, ambos profesores del Conservatorio de Córdoba. Llegó a sumar más de medio centenar de componentes, entre voces e instrumentistas, tuvo varias actuaciones fuera de los cultos cuaresmales y hubo de disolverse en 1953 en cumplimiento de un controvertido decreto del obispo Fray Albino.

Según la corporación de San Pedro, la idea de recuperar la Capilla Musical surgió en los primeros meses del 2012, con motivo del 75º aniversario fundacional de la hermandad, y con el objetivo de recuperar el extenso y rico patrimonio musical que posee la cofradía con la consiguiente puesta en valor del mismo, participar en la vida de la entidad e ilustrar musicalmente todos los cultos y celebraciones de la hermandad.

Tras varias reuniones de trabajo, la refundación de la Capilla Musical fue aprobada nombrándose como director de la misma a Jesús Reina Lozano, hermano también de la cofradía.