El abogado del constructor y encargado de las obras del solar contiguo a la casa de la calle Palomares que se derrumbó el 21 de febrero del 2007, siniestro en el que falleció un matrimonio, informó ayer de que recurrirá ante la Audiencia Provincial la sentencia que condena a cuatro años de prisión a su cliente. En una sentencia conocida la semana pasada, el juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba condena a cuatro años de prisión al jefe de la obra por dos delitos de homicidio por imprudencia grave, uno contra la seguridad de los trabajadores, dos más de lesiones y uno de daños, por los que también le impone cuatro años de inhabilitación para empleo en la construcción. Igualmente, condena al maquinista de la retroexcavadora a una pena de multa de 900 euros por cuatro faltas de imprudencia leve, dos con resultado de muerte y dos con lesiones. Promotor, contratista, arquitecto y arquitecto técnico han sido absueltos. La sentencia recuerda que todos los peritos coincidieron en que la causa del derrumbe fue la apertura de una zanja "descomunal" junto al muro de la casa siniestrada.