El temporal de viento y agua que pasó por la provincia el pasado sábado, en una jornada en la que se contabilizaron cerca de 100 avisos de emergencias, dejó ayer paso a un día frío y desapacible en todo el territorio provincial, pero sin nuevos daños reseñables.

La mayoría de los incidentes se resolvieron a lo largo de la misma jornada del sábado y estuvieron relacionados con la caída, por culpa del viento, de ramas, árboles, mobiliario urbano e incluso marquesinas o voladizos que causaron daños de pequeña cuantía en las calles, carreteras o incluso vehículos.

Según informaban ayer desde el servicio del teléfono de emergencias 112, en la provincia de Córdoba anoche quedaban cuatro carreteras cortadas a la circulación por culpa de las inclemencias meteorológicas, sobre todo inundaciones por barro o agua, aunque al principio de la mañana eran cinco.

En concreto, permanecen cortadas la CO-7204 en el término municipal de Priego de Córdoba. También se encuentran cerradas la CO-4207 en el término municipal de Montilla, la CO-4205 en Montemayor y por último la CO-3201, en Castro del Río, aunque esta vía lleva cortada desde las lluvias del pasado mes de noviembre. La carretera que se abrió durante la jornada de ayer fue la A-305, a su paso por Villaviciosa.