Aunque la evolución del número de visitantes que recibe Córdoba ha sido positiva en el 2012, las empresas hoteleras sufrieron el año pasado una pérdida de rentabilidad del 10,9%, según las estimaciones de ingresos por habitación disponible de Exceltur, que refleja la caída en todos los destinos andaluces, con la excepción de Granada. Así, un 52,2% de los empresarios turísticos de Andalucía han cerrado el año 2012 con una caída de los beneficios y un 58,7% con un descenso de las ventas con respecto al año 2011, motivado por el descenso en la demanda nacional.