La familia desahuciada el pasado viernes de su vivienda, situada en el Campo de la Verdad, presentó ayer una denuncia en la que insta al fiscal a investigar el procedimiento seguido para ejecutar el desalojo. Según el relato de Lourdes Castro, madre de dos hijos y embarazada de tres meses, el lanzamiento se produjo sin notificación previa, sometiéndola a coacciones y vejaciones, ya que se encontraba sola en el momento del desalojo y se le impidió llamar por teléfono para pedir ayuda, obligándola a abandonar la casa en apenas media hora, sin la mayoría de sus enseres personales y empujándola, según cuenta. Según la asesoría jurídica de la plataforma Stop Desahucios, que ayer salió a la calle a protestar, hay indicios de que se hayan producido irregularidades, ya que, entre otras cosas, no se ha tenido en cuenta los derechos de los menores.

El desalojo, provocado por el impago de un préstamo avalado con la casa, ha obligado a Lourdes a separarse de sus hijos, que desde el viernes están viviendo con su padre mientras ella y su pareja se alojan con un familiar, a la espera de que la Junta de Andalucía pueda ofrecerles una vivienda social de emergencia, según explicó ayer la afectada.