"Nunca se hace bien una tarea en el laboratorio si en la escena no se trabaja adecuadamente y esto ocurre en cualquier investigación criminal", señaló el doctor Etxeberria en relación a las preguntas de los medios sobre qué le pudo pasar a la perito de la Policía Científica que aseguró en el registro del 10 de octubre en Las Quemadas que los restos eran de animales.

Este experto en Medicina Legal y director de la Sociedad de Ciencias Aranzadi añadió que "la rectificación es una oportunidad que se da a los peritos antes del juicio oral", y en este caso la perito ha rectificado y se adhiere a que los huesos son humanos.

Esa "unanimidad total" en los informes "es muy importante para seguir avanzando". Ese punto en común de los científicos, "junto a la investigación policial, que es muy valiosa, permitirá no dejar espacio a la duda".

FEMUR Y VERTEBRAS Como se recordará, Etxebarria documentaba en su trabajo la identificación de un fémur infantil de 6 años y fragmentos de arcos vertebrales infantiles.

Por contra, Lamas observaba que "los restos estudiados son todos de naturaleza animal; de edad subadulta y de distintos tamaños (roedores, pequeños carnívoros, pequeños herbívoros, omnívoros)".

También aseguraba que "parte de los huesos quemados estaban desprovistos de tejidos blandos cuando fueron incinerados". En definitiva, que en esa hoguera "no se ha producido la incineración de ningún cuerpo o resto humano".