Córdoba La puerta de la finca de los abuelos paternos se ha convertido en un lugar para recordar a Ruth y José y a las fotos, carteles y peluches se une desde hace unos días un pequeño altar construido con bovedillas de hormigón adosadas a la pared exterior de la parcela. Ayer no faltaban velas a los pies encendidas para que no se pierda la memoria de estos pequeños.