Los rendimientos del cereal en el secano han sido bajos (300 kilos), mientras que llega a 4.000-4.500 en el regadío. Sin embargo, los costes han bajado la rentabilidad.