La primera ola de calor del verano ha llegado con fuerza. El termómetro del aeropuerto de Córdoba alcanzó ayer los 42,7 grados a las 18.00 horas, la temperatura más alta del año, mientras que la mínima no bajó de 21,8 grados en una noche para olvidar sin aire acondicionado. Durante el día, algunos termómetros urbanos marcaron 50 grados. Esta subida de las temperaturas dejó las calles vacías a las horas más calurosas, circunstancia que se puede extender toda esta semana, pues la ola de calor se mantendrá hasta el viernes. La previsión llevó a Meteorología a ampliar la alerta naranja hasta mañana en la Campiña cordobesa, la Sierra y Los Pedroches por temperaturas que superarán los 40 grados, mientras que en la Subbética se ha decretado la amarilla al esperarse 38. El calor llevó ayer a la Consejería de Salud a activar el nivel de alerta amarilla en la provincia al estimarse que se superarán las temperaturas umbrales máximas y mínimas.

Por su parte, Protección Civil recomienda que se extremen las precauciones en Córdoba y otras ocho provincias. Por ello, pide a los ciudadanos que limiten la exposición al sol y permanezcan en lugares protegidos el mayor tiempo posible. Asimismo, aconseja una alimentación ligera y regular, que se tomen bebidas y alimentos ricos en agua y sales minerales y se eviten los ejercicios físicos.