El delegado de Urbanismo, Luis Martín (PP), lamentó ayer que nueve años después el Ayuntamiento de Córdoba tenga que asumir "errores y excesos del 2003". De este modo se refirió a la polémica suscitada por un fallo judicial que obliga a abonar ahora 300.000 euros extraordinarios derivados de costas judiciales e intereses a la empresa Marzo Producciones Artísticas, que montó el espectáculo inaugural del puente de Miraflores en mayo del 2003. Las facturas por aquel acto y una exposición sobre el PGOU que llevaba pareja se elevan finalmente a 1 millón de euros, al que las arcas municipales tendrá que hacer frente de manera ineludible. Luis Martín calificó de "fastuoso" aquel acto inaugural, encargado por el entonces presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, José Mellado (PSOE), e ironizó sobre que "una juerga de cohetes y globos nos haya terminado costando 1 millón de euros a los cordobeses". Además, criticó que sirviera "para hacerse publicidad al equipo de gobierno, ya que coincidió con una campaña electoral" de las municipales. Por último, el actual responsable del Urbanismo en Córdoba añadió que la derrama impedirá "afrontar nuevos retos e inversiones". El problema con estas facturas se remonta al 2006, cuando la empresa reclamó en el juzgado las cantidades de la inauguración (392.578 euros) y la exposición (304.795 euros). La sentencia de julio del 2008 daba la razón al demandante y obligaba a pagar al Consistorio. Sin embargo, Urbanismo --gestionada ya por IU-- recurrió el fallo ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que terminó en el 2009 condenando al Consistorio a pagar.