TRAYECTORIA: PROFESOR DE ECONOMÍA EN ETEA DESDE 1987. MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ECONOMÍA AGRARIA.

--¿Era previsible un cierre tan importante de oficinas como se ha producido en la provincia de Córdoba desde el 2008?

--Totalmente. Cualquiera que hubiese estado un poco atento a la situación, lo podía esperar. Había una gran duplicidad, teníamos excesivas oficinas para el movimiento económico y financiero que existía a partir de la crisis económica. Cuando no tienes producto que atender, obviamente, las oficinas sobran. Si a esto le unes el caso de Córdoba, lo que ha supuesto la entrada de BBK en Cajasur, es lógico todo el proceso de cierre de oficinas.

--¿Por qué se produjo este 'boom' de oficinas?

--Se produjo un movimiento financiero muy fuerte en las empresas constructoras. En Córdoba teníamos un movimiento de este tipo de empresas, que operaban en Córdoba, pero también fuera. Había una operativa bastante grande y una entidad que respaldaba, como era Cajasur. Eso provoca que Cajasur y el resto de entidades crecieran. En el caso de Cajasur provoca que casi en cada barrio hubiera una o dos oficinas. Eso viene dado también por la duplicidad de oficinas tras la fusión entre la Caja Provincial de Córdoba y el Monte de Piedad, que se mantenía desde entonces. El crecimiento económico tan fuerte hace que se puedan mantener, con unos costes de personal excesivos. No se hace un ajuste que después ha venido con la crisis de Cajasur y la caída del sector inmobiliario. BBK reajusta toda la plantilla y eso provoca que se reduzcan las oficinas.

--¿Ha sido especial la evolución del sector en Córdoba respecto a otras provincias?

--La duplicidad existente desde tiempo atrás y la crisis económica han provocado que las oficinas no sean rentables y no tengan una productividad suficiente, como ocurría en pequeñas poblaciones. Era una presencia testimonial, aunque no tenía sentido.

--¿Continuará el proceso de cierre de oficinas en los próximos años?

--El sector financiero se sigue reestructurando en la actualidad. Todavía no hemos tocado fondo en el reajuste. Quizás el ajuste de BBK en Córdoba ha sido suficientemente fuerte como para que el sector no se mueva mucho al nivel de esa entidad concreta, pero en otros entidades, Unicaja, Caja Rural, quizás haya que hacer un reajuste. Hay que reconocer que Caja Rural de Córdoba está inmersa en un proceso de fusión y en Córdoba le afecta menos, aunque le puede obligar a cerrar algunas oficinas. Si hay negocio abrirá más oficinas, pero si no, tendrá que cerrar. El cierre de oficinas continuará, aunque será a un ritmo menor de lo que hemos visto hasta ahora.

--¿El sector financiero es de los más afectados por la crisis económica?

--La relación del sistema financiero con el sector constructor era enorme. Esto ha llevado a que cuando una actividad cae, el otro va detrás, tal y como ha sucedido también en el resto de España. El ajuste financiero que han hecho los bancos ha ralentizado el crédito. Todo el dinero aportado por el Banco Central Europeo lo está utilizando para mantener ratios, su situación de liquidez o inversiones financieras. Eso se ha trasladado a la economía. El sector que más ha sufrido la crisis ha sido el financiero. Ellos han captado fondos del Banco Central Europeo y lo están superando, pero el sistema de economía real lo está padeciendo porque el crédito no fluye a las empresas.

--¿Será difícil ya ver una oficina en cada esquina de barrio?

--Eso ha pasado a la historia. El futuro de la banca, que ya está aquí, cambia totalmente. El sistema online ha llegado, se verá a las personas mayores acudir a las oficinas, pero cada vez menos, pues los clientes están más formados y habituados a la tecnología. No se necesita ir a la entidad financiera, lo que provoca también un ahorro en costes de personal.

--¿Cuál es el modelo de oficina que se consolidará?

--Debe ser un modelo mixto, en el que determinadas operaciones financieras seguirán requiriendo la relación cercana, persona a persona, pues es más difícil de eliminar a través de un ordenador. Pero el día a día, con las domiciliaciones bancarias a través de sistemas informáticos, lleva también a la reducción de oficinas. El uso de internet crecerá para determinadas operaciones, pero también existirán operaciones más especiales que se harán personalmente. Puede ser un 60% de internet y un 40% de atención personal, con lo que implica de trabajadores.

--¿La crisis ha precipitado esta revolución?

--Por supuesto. El sistema bancario venía haciendo cambios con la relación por internet. La crisis lo ha precipitado y que se cierren oficinas por falta de actividad.