Dos agentes de la Policía Nacional han resultado heridos leves a consecuencia de las piedras y otros objetos lanzados por un grupo de vecinos de la calle Torremolinos en el transcurso de una operación antidroga que acabó con 10 personas detenidas en cinco registros domiciliarios. Según ha sabido este diario, cuando el operativo estaba a punto de acabar --alrededor de las 19.00 horas-- y en el momento en que trasladaban a los arrestados a los furgones, un grupo de vecinos hizo acopio de piedras y cascotes de una obra de construcción cercana y los lanzó a los agentes.

Los policías tuvieron que hacer uso de salvas y disparos de pelotas de goma para defenderse de los agresores y dos vecinos fueron detenidos por atentar contra la autoridad.