Los secretarios generales de UGT y CCOO de Córdoba, Antonio Fernández y Rafael Rodríguez, respectivamente, coincidieron ayer en valorar la jornada del 29M como una expresión clara de la sociedad cordobesa en contra de la reforma laboral aprobada en febrero por el Gobierno, y en reclamar del Ejecutivo diálogo para su modificación.

Antonio Fernández mostró la satisfacción de su sindicato por el modo en que se desarrolló la jornada de huelga general, con éxito de participación, sin incidentes graves y con una manifestación "histórica" en la capital cordobesa, informa UGT. "Ahora es el Gobierno el que debe mover ficha y abrir una negociación para corregir sustancialmente la reforma laboral", señaló. Para Fernández, la ciudadanía cordobesa "dio ayer un ejemplo de participación masiva, lanzando un grito de esperanza con civismo y solidaridad". "Con estos mimbres", indicó, "es mucho más fácil reconstruir nuestro presente y forjar un futuro de progreso laboral y social".

El secretario general de UGT agradeció a los cordobeses su participación, "compartiendo con los sindicatos el rechazo rotundo a la reforma laboral impuesta por el Gobierno", y dijo que "este es el camino que debemos seguir", reconociendo que "aunque aún nos queda mucho por hacer, cada día avanzamos un poco más". En este sentido, Fernández recordó que "no vamos a cejar en nuestro empeño para que el Ejecutivo abra una negociación que corrija esta norma, que es muy dañina para la población y que ahonda en el agujero de la recesión".

Por su parte, el secretario general de CCOO señaló que "la ciudadanía de la provincia ha dado respuesta a una agresión (la reforma laboral) más que un respaldo a los sindicatos", aunque hayan sido estos los convocantes de la huelga, y resaltó el apoyo de organizaciones sociales, vecinales y de consumidores al 29M. Rodríguez señaló que "más allá de las cifras" de seguimiento de la huelga, "que son discutibles siempre, lo que está claro es que las personas que asistieron a la manifestación no iban atadas, ni con el piquete a la espalda, y es la mayor manifestación de Córdoba en toda su historia, porque solo era de la capital, no hubo autobuses de la provincia por la huelga". Para el secretario general de CCOO-Córdoba, "el Partido Popular debe reflexionar sobre el coste político que le puede suponer que tantos miles de personas salieran a la calle ". A su parecer, "más allá de triunfalismos, lo importante es que el Gobierno se siente con los sindicatos y las organizaciones empresariales y haga las reformas que el país necesita, equilibradas, que reactiven la economía y sin crispar a la sociedad".

FUERZAS DE SEGURIDAD En cuanto a la actuación de las fuerzas de seguridad durante la noche del 28 al 29, que dieron lugar a 14 detenciones, el secretario general de UGT, Antonio Fernández, mostró su rechazo "más rotundo a las formas y al fondo de dichas actuaciones que, gracias a los esfuerzos de la organización de los piquetes sindicales y al civismo que estos demostraron durante toda la jornada, no llegaron a tener consecuencias lamentables, sobre todo a partir de las injustificadas y durísimas detenciones y posterior entrada en los calabozos (con deplorables e insufribles condiciones higiénicas) y con un trato muy desagradable por parte de algunos miembros de la policía". Fernández anunció que, al margen de otro tipo de actuaciones que la Fundación Sociolaboral de UGT-Córdoba llevará a cabo al respecto, el sindicato presentó ayer un escrito al alcalde de Córdoba y al Subdelegado del Gobierno en el que solicita tener acceso a las instrucciones que en la Junta Local de Seguridad se dio a los funcionarios de la policía con respecto a la huelga general y la manifestación del 29M, así como a los partes de sala del 091 durante la noche del 28 al 29 del presente mes.