El plan estatal de pago a proveedores al que se ha acogido el Ayuntamiento de Córdoba obliga a la aprobación de un plan de ajuste que garantice la devolución del préstamo que concede la Administración central. En concreto, el Gobierno municipal suscribirá un crédito de 23,8 millones --el resto hasta 25,6 millones lo pagará con liquidez de tesorería-- con un 5% de interés, que debe devolver en diez años. Gracias a esta operación se podrán abonar 7.265 facturas pendientes a 1.218 proveedores, pero a cambio el Ayuntamiento debe garantiza devolver el crédito que vence en 2020 y explicitar en un plan de ajuste de dónde va a recibir los ingresos para pagar.

Precisamente, el plan de ajuste será presentado en el Pleno extraordinario del viernes, aunque aún está siendo elaborado a marchas forzadas por el área municipal de Hacienda, según reconoció ayer el concejal José María Bellido. "Estamos trabajando a un ritmo muy acelerado", aunque no quiso avanzar cuáles serán las contraprestaciones a las que deberá someterse el Consistorio.

La oposición municipal, por su parte, alertó ayer mismo de los estrictos requisitos exigidos por el Gobierno central para la concesión de los créditos a los ayuntamientos. Unos requisitos que debe recoger ese plan de ajuste y que incluyen --según recoge el modelo publicado por el Boletín Oficial del Estado y que se pueden consultar en internet-- medidas para el ajuste de ingresos como la subida tributaria --algo que negó Bellido--, la supresión de exenciones o bonificaciones fiscales o la correcta financiación de tasas y precios públicos.

TEMOR Desde el grupo municipal socialista, su portavoz, Juan Pablo Durán, expresó su temor a que el nuevo plan de ajuste suponga una nueva asfixia para las arcas municipales y lamentó que "queden hipotecadas" las futuras corporaciones locales, ya que el préstamo no vence hasta el año 2020. En el caso, por ejemplo, de los precios de los servicios municipales, desde el PSOE temen que se intente cobrar lo que realmente vale el servicio, algo que colocaría los precios en niveles prohibitivos. No menos duras son las medidas de gastos propuestas por el Estado para ese plan de ajuste.

REDUCCION DE COSTES En concreto, el modelo del plan de ajuste publicado en el BOE recoge las siguientes posibilidades para que el Ayuntamiento ahorre en gastos: por ejemplo, con la reducción de costes de personal (reducción de sueldos o efectivos); con la regulación del régimen laboral y retributivo de las empresas públicas o con la limitación de salarios en los contratos mercantiles o de alta dirección. Asimismo, el plan incluye como posibilidades de ahorro la reducción del número de consejeros de los consejos de administración; la regulación de las cláusulas indemnizatorias de acuerdo a la nueva reforma laboral; la reducción del número de personal de confianza; contratos externalizados que pueden ser prestados por el personal municipal actual; la disolución de empresas con pérdidas; o la reducción de la estructura organizativa o de la prestación de servicios no obligatorios.