El consejo de distrito Sur abrió ayer el denso programa de sus 28 Jornadas por la Paz, el ciclo asociativo más veterano y extenso de la ciudad y en el que participarán dos decenas de colectivos de todo tipo, especialmente ampas, informaron la concejala de Infraestructuras y Participación, Laura Ruiz, y el presidente del consejo de distrito, Miguel Angel Uceda.

Las Jornadas de este año, que se extenderán hasta el día 5, tienen como lema "No hay paz sin trabajo digno", un problema, el del desempleo, que se abordará a través de conferencias, certámenes literarios, encuentros festivos, charlas e incluso con actividades tan peculiares como una tertulia cocinera , donde se enseñará a guisar platos iberoamericanos mientras se habla de la situación actual.

Las jornadas, según Laura Ruiz y Miguel Angel Uceda, cuentan con apoyo total del Ayuntamiento y, de hecho, tiene el mismo presupuesto que el año pasado. Así, el presidente del distrito negó informaciones recientes en las que se acusaba a la Administración local y provincial de haber condenado estas jornadas dejándolas sin recursos, por ejemplo, con una alta factura de Sadeco por sus servicios, el pago de los módulos para la fiesta final (según fija la nueva ordenanza) o la desaparición de la subvención de Diputación para cartelería.

Al respecto, Uceda negó tajantemente que haya bajado el compromiso municipal con las jornadas, explicando que los recursos son los mismos, que el Ayuntamiento no cobrará la tasa por los módulos al tratarse de una iniciativa municipal y muy participada y que las facturas que ha remitido Sadeco, como todos los años, las abonarán áreas municipales.

Eso sí, Uceda reconoció que este año no hay ayuda de la Diputación para cartelería, aunque ello no es achacable a la institución provincial, sino a un error del propio consejo al que se le pasó un plazo.