Las organizaciones no gubernamentales lo vienen advirtiendo. Uno de los colectivos que más están sufriendo la crisis económica y el incremento del paro es el inmigrante. Diciembre se cerró con 2.459 extranjeros en el desempleo, un 167% más que los que había al término del 2007. El sector servicios, con mil parados, y el colectivo sin empleo anterior, con 648, son los más afectados. Y eso que muchos han abandonado su esperanza y han regresado a sus países.