Horas de coeducación en el aula pueden ser desandadas en tan solo 45 minutos de película". Soledad Pérez, directora del Instituto Andaluz de la Mujer, reconoció ayer que el modelo basado en la igualdad de sexos choca de manera permanente con los estereotipos de la industria cultura y con los mitos de siglos de historia. Por eso, aunque se ha avanzado mucho, todavía casi el 70% de los chicos y el 60% de las chicas presentan rasgos de sexismo, ya que su visión sobre los roles masculino y femenino no es igualitaria. Esta y otras conclusiones se recogen en Andalucía detecta. Sexismo y violencia de género en la juventud , una investigación llevada a cabo entre niños andaluces de 14 a 16 años, dirigida por la Fundación Mujeres y la Universidad Nacional de Educación Distancia (UNED) y realizado este año a través de 3.000 encuestas. Los datos, presentados el mismo día en el que se recuerda a las víctimas de violencia de género, descubren una adolescencia que destierra ya el sexismo "burdo" y que es capaz de identificarlo, pero que aún basa sus relaciones en la construcción del mito amoroso, de la existencia de la media naranja y del paternalismo. Un dato también relevante es que los jóvenes piensan que los malos tratos son cosa de mayores.

LA MEDIA NARANJA El 60% está de acuerdo con la legitimidad de la autoridad masculina de la pareja, en la predeterminación de la media naranja o que los celos sean una prueba de amor; pero rechazan de manera categórica golpear a la pareja, las amenazas o las comparaciones humillantes. La importancia de estos datos para la erradicación de la violencia de género está en el peligro de que la juventud "tenga asumida la violencia en la pareja", como se refleja en el hecho de que un 68% de los chicos y un 41,7% de las chicas crea en el dicho clásico de que "quien bien te quiere, te hará llorar".

El estudio parte de la premisa de que el conocimiento del problema será parte de la solución y avanza programas de intervención dentro y fuera del aula. Para Marisa Soleto, directora de Fundación Mujeres, aunque los datos son mejorables "se están produciendo avances importantes". La directora del Instituto Andaluz de la Mujer explicó que los resultados de esta investigación se repartirán entre el profesorado andaluz y concreto que entre las soluciones que se apuntan destaca introducir la coeducación desde las edades más tempranas, trabajar con la juventud en descubrir las actitudes sexistas o visibilizar los conceptos de machismo. Además de este estudio, la Junta de Andalucía ha concluido otro sobre Impacto de la exposición a violencia de género en menores , que observa las elevadas tasas de fracaso escolar entre los hijos de las mujeres maltratadas.

La capital cordobesa se sumó ayer al día contra la violencia de género desde numerosas instituciones públicas y centros educativos para mostrar el rechazo a esta lacra, que solo este año ha acabado con la vida de 54 personas a manos de sus parejas y ex parejas. Entre los actos, se celebró un pleno en el Ayuntamiento donde un grupo de niños leyó microrelatos premiados en el certamen sobre la violencia.

Mercedes Bermúdez, directora del IAM de Córdoba, recordó que "no existe patrón ni del agresor, ni de la víctima" y aplaudió que desde la entrada en vigor de la ley son cada vez más las mujeres que se animan a denunciar --el año pasado se produjeron 75 denuncias al día-- y que llegan hasta el final del proceso sin retirarla. En Córdoba, por ejemplo, en lo que va de año, se han realizado 24.299 consultas, buscando asesoramiento jurídico o psicológico.