Una cosa es el escaso tirón mediático que provoca el Córdoba CF entre las nuevas generaciones y otra bien distinta es que los niños acudan a El Arcángel manipulados por sus padres o, peor aún, sus profesores. Al menos, eso se deduce de la visita de un colegio esta semana, tras la que uno de los niños salió del entrenamiento del Córdoba lloriqueando porque no había visto a su ídolo: ¡Cristiano Ronaldo!