El viceconsejero de Gobernación y Justicia, José Antonio Gómez Periñán, y la delegada del Gobierno, Isabel Ambrosio, se reunieron ayer en Córdoba con los patronos de la Fundación para la Mediación y el Arbitraje (Mediara), un organismo que pretende promover "el encuentro entre personas afectadas por un conflicto" e "intentar que no llegue a los juzgados, rebajando así la carga de trabajo" de los órganos judiciales.

La fundación la forman varias consejerías de la Junta, la patronal CEA, las cámaras de comercio, los colegios profesionales de abogados, psicólogos, economistas y notarios y el Consejo de Universidades.

Periñán, acompañado por la directora de la fundación, Beatriz Benítez, también se reunió con el presidente de la Audiencia, el fiscal jefe y el secretario judicial coordinador, y dijo que la visita tenía como objetivo "conocer cómo están los temas de mediación y arbitraje en la jurisdicción de Córdoba".

El viceconsejero subrayó que este sistema "está consolidado en el ámbito laboral con el Sercla" y que también "hay experiencias muy interesantes en mediación familiar y problemas de la infancia".