La segunda Feria del Stock de Córdoba vivió ayer su ecuador con un repunte de las ventas a mediados de la tarde y la mirada puesta en la última jornada, que se desarrollará hoy durante todo el día, para mejorar unos resultados que por el momento son algo más bajos de lo esperado. De este modo, las instalaciones de Ifeco, en el polígono de San Carlos, no han recibido en los dos primeros días de este evento el público que preveían, pero la organización destacó ayer que confía en mejorar la asistencia de cordobeses interesados en comprar a precios más bajos.

Antonio Luis López, uno de los socios de Electro Rass, aseguraba a primera hora de la tarde que "la mañana ha sido malísima y la verdad es que esperaba más público", mientras que otros profesionales se quejaron por el cobro de la entrada y porque "no hemos visto publicidad". Algunos de estos empresarios procedían de otras ciudades españolas y valoraban la posibilidad de abandonar la feria por las bajas ventas realizadas hasta el momento, mientras que otros, como en el caso de Manuel Ponce, apuntaban que "la organización no nos atiende, no sabemos si cerrar, porque no nos ofrecen una solución".