La estatua del universal escritor lucentino Luis Barahona de Soto se convierte cada año en testigo de excepción del fenomenal ambiente que se vive este fin de semana en Lucena con motivo de la celebración de la Cata de la Cerveza. Son ya 16 las ediciones de un evento que organiza la Cofradía del Huerto y que atrae a personas de toda la comarca, dando un aire germánico a la Plaza de Archidona y a los aledaños del Castillo del Moral.

Su inauguración, la noche del jueves, concitó una masiva asistencia de personas interesadas en degustar el más de medio centenar de tipos de cerveza y ochenta marcas que se sirven en la amplia barra de un evento atendido por numerosos hermanos de la mencionada entidad cofrade.

Esta fiesta lucentina, que evoca a las que se celebran en la ciudad bávara de Munich, ofrece al visitante la oportunidad de degustar un gran número de sabores cerveceros. Todos pueden salir complacidos, desde los que las prefieren rubias a los amantes de las afrutadas, las negras, rojas, tostadas o sin alcohol, opción esta última más que recomendable para quienes han de coger el volante. La Cata de la Cerveza nos hará recorrer los sabores de 16 países: desde Estados Unidos a Brasil, Cuba, Méjico, Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, Irlanda o República Checa, y todo ello sin salir de Lucena. Y por si fuera poco, parte de los beneficios del evento, apoyado por el Consejo Local de la Juventud y el Plan de Turismo de la ciudad, irán destinados, como siempre, a fines sociales.