El secretario provincial del PP, Federico Cabello de Alba, dijo ayer que en el PSOE de Córdoba "no hay nadie con fuerza" para ser candidato a las elecciones municipales del 2011. Cabello de Alba hizo esta observación sobre la noticia difundida acerca de que el presidente de la Junta y máximo dirigente del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, va a pedir al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, sea el aspirante al sillón municipal de Córdoba en esa consulta electoral del año próximo. Además, se preguntó si en la formación socialista de Córdoba hay algún miembro que tenga la valentía o la fuerza suficiente paras ser capaz de decirle a Griñán y a Zapatero lo mismo que Tomás Gómez (secretario del Partido Socialista de Madrid que concurrirá en primarias con la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, como candidata a la presidencia de la comunidad madrileña), es decir, "que en Córdoba hace falta un alcalde cordobés".

Por otra parte, Cabello de Alba recordó cuando el portavoz municipal del PSOE, Rafael Blanco, le pidió que dimitiera como concejal del PP tras ser nominado candidato a la Alcaldía de Montilla. A este respecto, indicó que le gustaría conocer si Blanco va a pedir la renuncia de Trinidad Jiménez y del secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, por ser los aspirantes al Gobierno de la comunidad madrileña y a la Alcaldía de Madrid, respectivamente.

Por otro lado, la secretaria de Política Internacional y Cooperación de la ejecutiva federal del PSOE, Elena Valenciano, fue preguntada ayer en Madrid por un posible cambio en el Gobierno y si afectará a su composición el deseo de Griñán de que Moratinos sea el candidato socialista en el Ayuntamiento de Córdoba. A este respecto, aseguró que "en absoluto", y refrendó lo dicho por Zapatero, que rechazó "a corto plazo" un cambio en el Ejecutivo.