Dos vecinos de Córdoba han sido condenados en el juzgado de lo Penal número cuatro por un delito contra la salud pública después de ser detenidos y expulsar un total de 150 bellotas de hachís que llevaban en el interior de su organismo.

Los procesados aceptaron ante la jueza una pena de año y medio de prisión y una multa de 16.232 euros, y cabe señalar que el ministerio fiscal solicitaba en un principio una pena de tres años y medio de cárcel. De esta forma, los encartados reconocen que el 20 de febrero del año pasado se dirigieron a Ceuta y compraron cierta cantidad de sustancias estupefacientes con la finalidad de vender este producto posteriormente.

La Policía Nacional les seguía la pista e interceptó el vehículo en el que viajaban sobre las 14.30 horas de ese mismo día a la altura un centro comercial de la capital cordobesa cercano a la Autovía de Andalucía.

Los agentes les intervinieron un total de 1.761 gramos de hachís, de una pureza que va del 24,35 al 12,8%, que hubiera alcanzado en el mercado un valor de 8.116 euros. En concreto, uno de los encausados portaba en su interior 43 bellotas de hachís que pesaron 448 gramos y dos huevos de polvo prensado de la misma sustancia con un peso de 200 gramos. El segundo de los detenidos, por su parte, llevaba en el interior de su organismo 107 bellotas, que una vez expulsadas arrojaron un peso de 1.113 gramos.

Estos mismos procesados efectuaron el día 15 de febrero del 2009 otro viaje con la misma finalidad, pero en esa ocasión no se les intervino cantidad alguna. Según figura en la sentencia, estos dos individuos ejercían la función de desplazarse a Ceuta para posteriormente entregarle la droga a las personas (no identificadas) que les encargaban, "cobrando por ello y siendo consecuentemente parte integrante del grupo". Ambos se encuentran en situación de desempleo "sin que les consten ingresos".