La Audiencia Provincial de Córdoba ha condenado a ocho años de cárcel al joven ecuatoriano que apuñaló a su novia en la calle Damasco con un cuchillo de cocina tras obligarle a que dejara su trabajo por creer que mantenía relaciones sexuales con el hijo de sus jefes.

Según Efe , el procesado es culpable de un delito de homicidio en grado de tentativa, aunque aseguró en el juicio que no tenía intención de matarla, sino "solo hacerle daño porque tenía rabia".

Además, reconoció que exigió a su compañera que dejara de trabajar porque "tenía celos", ya que pensaba que ella mantenía relaciones sexuales con el hijo de los dueños de la casa donde trabajaba. Sobre el reo, que ya había sido condenado por un delito de lesiones, pesaba una orden de alejamiento.