El secretario general del PSOE en Córdoba, Juan Pablo Durán, dijo ayer que no sabe si las medidas del Gobierno contra el déficit público perjudicarán a su partido en las próximas elecciones municipales, pero subrayó que confía en los ciudadanos, pues son "tremendamente inteligentes y consecuentes", a la hora de decidir a quién y por qué le otorgan su voto.

En una entrevista concedida a Europa Press , Durán recordó que "el presidente Zapatero lo dijo muy claro, él está preocupado por el bienestar de España y por el futuro de los españoles", es decir, los socialistas no están ahora pensando "en clave electoral, ni buscando réditos electorales, aunque, por desgracia, desde hace año y medio, desde el estallido virulento de la crisis, el PP sí que se ha abonado de forma sistemática a cualquier elemento que le haya permitido sacar beneficio electoral", añadió.

Frente a este tipo de estrategia se sitúa, según argumentó el líder de los socialistas cordobeses, "la responsabilidad del gobernante que hace aquello que es bueno para su país y para garantizar el futuro del mismo", lo cual "le lleva a tomar las decisiones oportunas en cada momento, aunque eso pueda, en términos políticos o partidistas, suponerle una reducción de sus expectativas ante cualquier hipotética elección". En este sentido señaló que "a nadie le gusta que le reduzcan su salario, pero, al final, todo el mundo hará balance y se dará cuenta de que el país ha vivido sobre unas rentabilidades o productividades que no eran las reales, a caballo del sector inmobiliario y de la especulación financiera con soporte de bienes inmobiliarios".

"CORRESPONSABILIDAD" En cuanto a la medida propuesta por la dirección andaluza del PSOE a los alcaldes socialistas, para que se bajen hasta un 15 por ciento el sueldo, Durán aclaró que con ello "no se pretende dar ejemplo, sino ser corresponsables con el esfuerzo que se le pide, de forma solidaria y colectiva, a un grupo importante de buenos servidores públicos, para así acometer una necesaria reducción del déficit".

Durán apeló "a la responsabilidad del resto de fuerzas políticas", creyendo que PP e IU, "más allá de la crítica que dirigen a cualquier medida que hayan puesto sobre la mesa Zapatero o Griñán", pueden ponerse después "manos a la obra".

En cuanto a la postura reticente de IU a aplicar esta medida a sus alcaldes, argumentando que éstos ya cobran menos que los de otras formaciones políticas, el líder provincial del PSOE aclaró que "no se trata del nivel de retribuciones que tengan, sino de ser corresponsables en el mismo nivel que lo sean los funcionarios de igual retribución del ayuntamiento en cuestión".