El 3 de junio se sentará en el banquillo A.C.U.P., voluntario de la Cruz Blanca y aspirante a ingresar en los franciscanos, acusado de tres delitos de abusos sexuales cometidos --según el fiscal-- en el centro de atención a discapacitados. El ministerio público solicita seis años de prisión y sostiene que los hechos se produjeron "al menos en tres ocasiones" en octubre del 2009.

El procesado, siempre según la fiscalía, perpetró sus acciones en las duchas y en los servicios situados junto al salón y, "sin que conste que emplease violencia o intimidación, mantuvo relaciones sexuales" con un interno que padece una minusvalía del 86% por retraso mental grave.

En la Cruz Blanca hay otra investigación judicial en marcha por abusos sexuales y malos tratos, con dos religiosos y un ex cuidador imputados. Hoy declaran un antiguo interno y una voluntaria.