La Terapia de Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO), aplicada por el hospital Reina Sofía y que consiste en un dispositivo que sustituye temporalmente la función del corazón y de los pulmones, ha permitido salvar la vida de nueve pacientes desde mediados del pasado año.

Según ha informado el centro hospitalario, el dispositivo consta de un mecanismo artificial externo al paciente que funciona como soporte de la función respiratoria y circulatoria. El implante del dispositivo puede realizarse a través de una incisión en la ingle, un acceso menos invasivo para el paciente que la apertura del tórax.

Desde que se implantó esta técnica pionera en Andalucía, nueve pacientes se han beneficiado de ella, la última una mujer de 32 años con insuficiencia respiratoria aguda. Este dispositivo permitió mantener con vida a la paciente en la UCI durante una semana hasta que sus pulmones fueron capaces de realizar su función con normalidad. Esta ha sido la primera ocasión en la que la ECMO se ha aplicado para resolver una insuficiencia respiratoria aguda de origen vírico de estas características. Generalmente se usa en el pre y postrasplante cardíaco, tras una cirugía compleja de corazón o después de un trasplante pulmonar con disfunción del injerto.

El director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Cardiovascular, Ignacio Muñoz, y el especialista Javier Moya han insistido en la importancia de "usar la ECMO en el momento adecuado, antes de que el fallo respiratorio o cardíaco dañe los órganos de forma irreversible".