La crisis ha golpeado con más fuerza a los hombres que a las mujeres, para quienes la tasa de desempleo apenas se ha movido desde el año 2004 al 2009, mientras que la de los varones roza el doble en el mismo periodo.

Esta es una de las conclusiones que aporta el VII Estudio de la Población Activa de Córdoba encargado por el Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo de Córdoba (Imdeec) a la Facultad de Económicas de ETEA. "La metodología es la misma que emplea el Instituto Nacional de Estadística", según apuntó en la presentación José Antonio Ariza, director de este trabajo elaborado por Mariano Carbonero, Belén Gutiérrez y María del Carmen López Martín. La tasa de paro femenina en Córdoba capital era del 28,2% en el año 2005 y bajó durante tres ejercicios para quedar en el 2009 en el 27,8%. Por contra, estos valores entre el colectivo masculino de desempleados han ido al alza durante este periodo. En el 2005 la tasa se fijó en el 14,2% y la secuencia histórica comprende leves bajadas en el 2006 y 2007 hasta que comienza una subida que llega al 27,3% en el año pasado. La media es del 26,8%.

Los datos en la provincia son similares: la tasa femenina es algo más alta (30,8%) y la de los varones es del 27,5%; la media de ambas es del 24,6%, ligeramente inferior a la capital.

Las causas de esta situación hay que buscarlas en el desglose de los sectores productivos. La crisis se ha cebado principalmente con la industria y la construcción. En el primero de estos sectores, el grado de ocupación ha caído del 5% en el 2005 al 3,4% en el 2009; en el segundo, la evolución negativa va del 2,8% al 1,4%; justo la mitad.

En ambos apartados la presencia femenina es más bien escasa. Por contra, el sector servicios, en el que la mujer tiene un papel destacado, sí que ha experimentado una subida en sus cifras de ocupación al pasar del 79% al 88,3% en la secuencia histórica estudiada.

En una comparativa a escala nacional y regional, las tasas de paro de Córdoba, ya sean hombres o mujeres, están por encima, y la diferencia supera los 10 puntos en el caso de españolas desempleadas y cordobesas en la misma situación laboral.

SUELDOS Otro aspecto que se desprende de este estudio es que la discriminación salarial sigue existiendo, algo de lo que se viene avisando desde hace tiempo. Las mujeres cobran menos que los hombres en todos los segmentos de sueldos. Los investigadores de ETEA han dividido en seis tramos los salarios, desde 480 euros --por debajo del mínimo interprofesional-- al mes hasta más de 1.680 euros mensuales, y en ninguno de ellos las féminas se acercan en menos de siete puntos. Sobre este respecto, Ariza señaló que solo uno de cada cinco trabajadores cordobeses cobra más de 1.680 euros al mes.