jas y vaya integrando sus estructuras, formulando las cuentas --será interesante el cierre del año, si será conjunto o separado, después de que Boston Group estimara para Cajasur pérdidas de 528 millones para 2009, cifra que la caja rechazaba-- y preparando la nueva etapa.

Así que la negociación de los flecos seguirá en paralelo con las tareas del coordinador general, Manuel Azuaga, nombrado el pasado jueves, 14 de enero, y con la del comité de gestión de la fusión, formado por los presidentes de Cajasur y Unicaja, Santiago Gómez y Braulio Medel, respectivamente; los directores generales, Antonio Barral y Miguel Angel Cabello, y dos directivos por cada entidad: Santiago Cabezas y José Rafael Rich por Cajasur y Juan José Navarro y Angel Fernández Noriega, por Unicaja.

EL COORDINADOR Tras una primera toma de contacto formal, que se produjo en Málaga el viernes pasado con la asistencia de los presidentes de Cajasur y Unicaja, se espera que Manuel Azuaga aterrice en Córdoba esta semana, reúna a los dos equipos directivos e inicie su trabajo de integración de la operativa de las cajas. La proyección pública del coordinador general de la fusión se basa en su etapa (2004-2008) al frente de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), cargo para el que fue nombrado por la anterior ministra de Fomento, Magdalena Alvarez (que también fue consejera de Economía de la Junta y protagonizó una dura batalla con la Cajasur que entonces presidía Miguel Castillejo). Aeropuertos y suspicacias aparte, el perfil profesional de Azuaga está en el sector financiero: Rural de Málaga, Banco Atlántico, Antequera, Unicaja... Allí volvió para hacerse cargo de la división de participadas tras dejar AENA, y tiene encomendadas tareas tan delicadas como el Grupo SOS. De su talante, se elogia su trato cordial aunque serio en el trabajo. Ya lo verán los directivos y los consejos en los meses que restan hasta la asamblea constituyente.

NEGOCIACION LABORAL Y, para que no falte trabajo, sobre todas las tareas pendientes planeará la negociación del acuerdo laboral, que se abre en el escenario creado por el plan de negocio de Boston Consulting Group, y que, sobre un total cercano a 9.000 trabajadores de ambas cajas (incluyendo grupos de empresas y obra social), estima un excedente de 1.224 trabajadores, 988 de Cajasur y 236 de Unicaja.

La mesa negociadora se abrió esta semana, y el próximo martes comparecerán ante ella representantes de Boston Group para exponer las bases de esta estimación. El ambiente se ha calentado en los días previos. Primero, tres sindicatos expresaron su desacuerdo con los estatutos de la fusión el mismo día en que se constituía la mesa negociadora, el 13 de enero, pues ambos actos coincidieron en fecha. Después, Unicaja incluyó en su comunicado sobre el nombramiento de Azuaga un párrafo relativo a la mesa laboral en la que decía que el ahorro de costes previsto con cargo al ajuste laboral era "innegociable", lo que desató las iras de unos sindicatos que se preguntaron por qué se les convocaba a una negociación que sentaba premisas innegociables. En la próxima reunión habrá ya material de trabajo para los 15 representantes de las cajas y los 15 sindicalistas que, con seis asesores, componen la mesa. CCOO cuenta con 5 delegados, Aspromonte con 4, UGT con 3, Secar con 2 y Csica con uno, de acuerdo con el resultado de las últimas elecciones sindicales.

La negociación laboral se promete dura, aunque desde la Junta de Andalucía el propio presidente Griñán ha pedido que los posibles ajustes de empleo no conlleven "ceses traumáticos". Ya hay quien dice que los 990 millones de ayudas solicitados para la fusión al Fondo de Garantía de las Cajas podrían haberse quedado cortos. El pacto laboral es obligatorio para que se apruebe la fusión.

LA GRAN CAJA Este complejo escenario hace que se pierda la perspectiva del objetivo: crear, entre Unicaja y Cajasur (que atraviesa dificultades pero es una entidad importante con una clientela fiel), junto con la Caja de Jaén, la gran caja de Andalucía, que será la sexta del ranking nacional, implantada en 16 provincias, con activos por encima de 53.000 millones de euros y depósitos superiores a los 40.000 millones.

Viene de la página anterior